Torre de canciones


Duke Special – Mastermind (The Divine Comedy)
enero 5, 2010, 9:55 am
Filed under: duke special, mastermind, neil hannon, the divine comedy

Duke Special – Mastermind (The Divine Comedy)
Duke Special es un ser extraño. Una especie de Robert Smith irlandés con rastas (ojos pintados, sensibilidad exacerbada), un hermano pequeño que lo intenta y lo intenta, pero no consigue más que un éxito limitado. Y no le falta calidad a él, le falta calidad al mundo que no es capaz de apreciarlo.

Claro que tampoco es que sea un genio incomprendido en su tiempo ni nada así. Se trata de una especie de héroe local que se siente tan a gusto en Irlanda que tampoco siente la necesidad de intentar conquistar el resto del mundo. En Irlanda tiene a su amigo Neil Hannon y a gente que no dirá nada de su acento (tan bonito y curioso). Y suena en la radio y va a programas de la tele como invitado y todo es más fácil que ahí fuera, donde tienes que presentarte cada vez, donde tu aspecto hace que te coloquen en otros géneros musicales.

Ya hablamos una vez aquí de su relación con Neil, de cómo se quieren y se odian y se quieren mucho más. Por eso cuando este duque especial se pone al piano y toca Mastermind” lo hace con tanto amor y la canta como si fuese suya. Porque la canción es un poco como él. Casi perfecta y poco conocida.

Anuncios


Neil Hannon & Duke Special – The winner takes it all (ABBA)
noviembre 11, 2009, 8:27 pm
Filed under: abba, duke special, neil hannon, the divine comedy, the winner takes it all


Te voy a contar una historia de amor y odio y celos y duelos a muerte. El amor entre Duke Special, el chico de raya en el ojo y rastas descontroladas y Neil Hannon, la voz más elegante y las coreografías más iconográficas. Ambos son caballeros irlandeses y se conocieron hace años. La chispa surgió al instante. Pero pronto algunos problemas se interpusieron entre ellos y acabaron matando a una dama inocente, culpable solo por su indecisión entre ambos.

A la rivalidad en el amor se sumaba la rivalidad artística. Ambos eran músicos de reconocido prestigio e Irlanda un país demasiado pequeño para mantener a ambos egos contentos. Así que llegó el duelo. Tras interpretar cada uno las canciones del otro, y algunas juntos, llegó el clímax.

El ganador se lo lleva todo.