Torre de canciones


Erlend Øye – Thirteen (Big Star)
marzo 18, 2010, 11:53 am
Filed under: big star, erlend oye, thirteen

Erlend Øye – Thirteen (Big Star)
Se nos acumulan las muertes. Alex Chilton ya no está y demasiada poca gente sabe quién era. Es terrible que sea así, sobre todo cuando has escrito canciones tan perfectas como “Thirteen”. Y muchas más. Pero qué sé yo, el mundo de la música es extraño.

A Erlendcito le robaron las gafas el otro día en un concierto en México. Lo tuvo que suspender, claro, y no solo por su más que comprensible cabreo, sino porque él sin gafas no ve un pimiento. Se dice que las gafas ya se han vendido por Internet. Y todo esto en realidad no importa porque Alex Chilton ha muerto y no nos podemos comprar uno nuevo como si fuesen gafas. Ojalá fuésemos tan fácilmente reemplazables.

Todo hoy es tan melancólico como la canción. Gris y dulce. Tener trece años y escuchar a los Rolling Stones y soñar con ser forajidos. Tantos grupos que citan a Big Star como su gran influencia y tantos fans que no corren a escucharlos. Y se roban gafas y la gente se muere. El mundo está hoy al revés.



Erlend Øye – Last Christmas (Wham!)
diciembre 24, 2009, 5:23 pm
Filed under: erlend oye, george michael, last christmas, navidad), wham

Ay, mi Erlendcito, necesitaba poner una foto en la que salieses sonriente para que dejes de engañar a los que solo conocen tu faceta de Kings of Convenience y las historias en las que el que se lleva la chica es siempre tu amigo. Porque encima alimentas esa imagen haciendo estas versiones lánguidas y tristonas.

Debería acompañarlo todo de algún vídeo en el que bailes o te des esos baños de masas que tanto te gustan para que todos dejen de creer que eres un pobre chico raro y tímido. ¡Ja! El partido que le sacas a esas gafas.

No es que yo siga enfadada contigo por ser tan cool y exitoso, ya lo he aceptado. Además no soy capaz de tener nada en tu contra (y me encantaría), tus versiones y tu vocecilla lánguida me lo impiden. Y esa sonrisilla en la que se te ve de verdad. Maldita sea, qué adorable eres, Erlend Øye.

¡Feliz Navidad a todos!