Torre de canciones


Travis – The Weight (The Band)
febrero 8, 2010, 7:03 pm
Filed under: the band, the weight, travis

Travis – The Weight (The Band)
En algún lugar de mi cabeza existe un rinconcito de difícil acceso del que, una vez que alguien consigue entrar, es casi imposible salir. En ese rinconcito oscuro y polvoriento habita mi adolescencia en grupos y en canciones y en conciertos. De vez en cuando entra alguien nuevo, sintiéndose algo extraño -y a la vez lleno de orgullo -por haber logrado entrar en ese privilegiado grupo de músicas que irán conmigo siempre siempre siempre.

Ya imaginas quiénes andan por ahí, ¿verdad? Están mis oceanitos, está Neil, están Belle and Sebastian, está Jarvis, están Blur y Oasis. Y están Travis por mil razones que ni siquiera tienen que ver con el hecho de que Dougie me saque la lengua en los conciertos.

A Travis los reservaba en este blog para un momento especial que llegará dentro de poco, pero no tiene sentido que esperen tanto. LA versión tendrá su momento, hoy le toca a esta otra. “The Weight es una canción de The Band, y al pertenecer a ese momento quinceañero de mi vida, pertenece también al grupo de versiones que escuché antes que la original. Es una de esas canciones que además, en cualquiera de sus distintas encarnaciones, tiene un algo mágico en la melodía y en la letra. No lo sé explicar mejor.

Travis son mi descubrimiento de Escocia. Travis es también esa época en la que ir a un concierto implicaba muchas horas de autobús o tren y muchos nervios. Y esa emoción desmedida, esa necesidad de grabar cada momento en la mente para después volcarlo en una libretita. Ahora está todo más a nuestro alcance, pero parece que en muchos casos hemos perdido la ilusión.

Anuncios


Wilco & Fleet Foxes – I shall be released (The Band)
noviembre 9, 2009, 11:16 pm
Filed under: bob dylan, fleet foxes, i shall be released, the band, wilco


Por un lado están Jeff Tweedy y sus Wilco. Por el otro los hippies más adorables y jóvenes del mundo, Fleet Foxes. Estrofa, estribillo. Estrofa, estribillo. Como una conversación de esas que ponen los pelos de punta.

Y parte del mérito es suyo, no lo niego, pero también hay que admitir que lo que cantan es tan tan maravilloso (prometo buscar sinónimos para otras entradas) que estropearlo es hasta difícil. Imagina que vas a un concierto y termina así. Porque I shall be released sirve solo para acabar, cómo atreverse a cantar nada más después, cómo atreverse a romper ese momento en el que casi llegas al otro lado.